#TuiteoyJulieta: ABP, teatro, twitter, más

Croquis general

Durante el curso 2016/17, llevé a cabo, junto al alumnado de 1º de Bachillerato del CIEM Federico Moreno Torroba de Madrid, el proyecto más intenso y emocionante que he realizado hasta el momento en mi profesión. Puede resumirse en que fue una representación a través de Twitter de una versión, creada por el propio grupo, de Romeo y Julieta. Pero fue mucho más para quienes estuvimos allí. Por si alguien quiere saber más sobre el proyecto, ahí van unos enlaces:

Web de #tuiteoyjulieta

Secuencia detallada del proceso de trabajo

Cuenta base del proyecto en Twitter

Y aquí, la presentación que utilizamos en las II Jornadas de Innovación Educativa del CRIF Las Acacias, donde nos invitaron a contar el proyecto.

¡Que viva el #ABP!

Anuncios

Formación no formal: Lóva, o el aprendizaje al cubo

Últimamente me están pasando muchas cosas en torno a la formación como docente. Y varias de ellas tienen que ver con el proyecto Lóva, al que me acerqué gracias a Yolanda Sáez, gran mentora y amiga con la que coincidí en el IES el curso pasado.

De pronto, me encuentro inmersa en el mundo Lóva de dos formas: por un lado, tratando de desarrollar el proyecto, el montaje de una ópera de creación propia de principio a fin, con mi tutoría de 2° de ESO; por otro, formando parte de la compañía EsPANTAREInas, en el marco del proyecto InLóva coordinado por el maestro (en varios sentidos) Miguel Gil.

LasCon Stella esPANTAREInas nos juntamos con los cuerpos y dejamos en la puerta las desconfianzas y el decoro social. Nos tocamos, nos reímos, nos sentimos. Compartimos café y pensares, problemas y angustias. Nos hacemos de colchón, de hombro y de payasas. Y entre nuestros cuerpos y tiempos y palabras poco a poco va tejiéndose una creación que será, dicen, una ópera. Porque también cantamos, improvisamos, bailamos y nos repartimos tareas. Yo sólo sé que, a partir de ahora, cuando oiga aquello de “el proceso es lo importante, no el resultado”, pensaré en nosotras.

20141113_Puzzle_IIEn este proceso nos va guiando Miguel, que me guía también, y es agua de mayo, con Los incallables (que así han decidido llamarse), la compañía de mi tutoría. Y con Miguel aprendo paciencia, a ir paso a paso, a confiar y a seguir adelante y no intentar imponer mis urgencias. Además, el pasado diciembre me invitó a una sesión de Lóva con reclusos de la cárcel de Valdemoro, donde disfruté de tres horas viéndolos trabajar en su creación y charlando con ellos; para mí fue un lujo. Y también parte de mi formación.

Por otro lado, Lóva promueve encuentros entre docentes que están desarrollando el proyecto o quieren ponerlo en marcha. Asistí a uno de ellos un sábado por la mañana en el Teatro Real y me enamoré de las personas y las formas de hacer (múltiples y a la vez con algo bello y redondo en común) que conforman Lóva. El 7 de febrero hay preparado otro, #lóvacross, en El Escorial. No dudo de que saldré de allí con una sonrisa bien grandota y la cabeza llena de pájaros que lanzar al vuelo.

Vivero

 A estas alturas, para mí Lóva no es un proyecto: es un vivero. Y hay mucho terreno por sembrar.