Actividad sencilla de tutoría: inquietudes y esperanzas

Esta es una dinámica muy sencilla para una de las primeras sesiones de tutoría del curso.

Objetivo: conocer las inquietudes del grupo de cara al nuevo curso, sus miedos, sus preocupaciones… y también sus esperanzas. Extraer información para poder prevenir problemas.

Características del grupo: se puede hacer en cualquier nivel

Material: lo que se decida para hacer los grupos, lápiz, papel y pizarra.

Desarrollo:

  1. Se forman grupos de dos, tres o cuatro personas, dependiendo de la cantidad total de estudiantes. Lo ideal es que haya entre cinco y ocho grupos.
  2. Se les dan dos instrucciones simples: tienen que escribir por un lado sus preocupaciones para este curso (miedos, inquietudes, etc. A veces darles sinónimos les ayuda a tener ideas) y por otro lado qué esperan del nuevo curso, pero esto último tienen que pensarlo en positivo. Tendrán que tomar nota para luego hacer la puesta en común.
  3. Se les deja el tiempo necesario para que los grupos discutan y plasmen sus ideas. Con cuatro o cinco minutos es suficiente.
  4. Se hace la puesta en común empezando por las “Inquietudes” y un grupo al azar. La docente anota en la pizarra lo que va saliendo. Cuando un grupo expresa una preocupación, los demás levantan la mano si la comparten (incluso aunque no la hubieran escrito inicialmente) y la docente va anotando en la pizarra, con el sistema de palitroques o cuadrados, el número de grupos que se suman a esa inquietud. También se puede anotar por número de estudiantes.
  5. Una vez que todos los grupos han expresado sus preocupaciones (sin repetir las que ya habían ido saliendo), si se tiene una pizarra grande y cabe, se puede poner al lado la parte de “Esperanzas”, y hacer al final el comentario común o feedback. Si no, se hace el comentario de esta primera parte, que consiste en observar cuáles son las mayores inquietudes de la clase. Incluso se pueden agrupar, si por ejemplo han surgido varias relacionadas con las notas y se observa que hay una preocupación compartida en torno a ese tema. Normalmente esta es la parte más interesante, porque si se les da espacio ell*s se van soltando y se ve de verdad qué es lo que más les inquieta.
  6. Para la parte de “Esperanzas”, seguimos el mismo sistema que con “Inquietudes”, pero como es en positivo, al final de la sesión nos queda buen sabor de boca. Es curioso, pero generalmente les cuesta más que se les ocurra algo positivo para esta segunda parte; por eso creo que es bueno dedicarle un tiempo y que sea lo último que tratemos.

Adjunto un par de fotografías de cómo ha quedado nuestra pizarra (un poco cutre, mea culpa) con un grupo de 4º de ESO.

Anuncios