Cuestionario de evaluación de la función docente

Al final de mi estancia en un centro le paso al alumnado un cuestionario de evaluación sobre mi labor docente, con el fin de aprender y mejorar, claro está. Creía que esta sería una práctica normal entre l*s docentes, pero, por lo que llevo visto, a l*s chic*s les sorprende muchísimo: no están acostumbrad*s a que la evaluación sea recíproca.

También he observado que les gusta mucho, en general, poder dar su opinión sobre la profesora y que les hace sentirse bien. Creo que es una práctica recomendable.

Este es el cuestionario, de elaboración propia, que he pasado a final de curso a l*s estudiantes de 1º y 2º de ESO del último insti en el que he estado. Cada vez, adapto las preguntas al nivel impartido y los ítems según los objetivos que haya intentado conseguir.

Al pasárselo, insisto en que es voluntario (como un favor que les pido), en que es anónimo a no ser que quieran poner su nombre (no sé por qué, much*s insisten en ponerlo), en que sólo lo leeré yo y en que no lo leeré hasta que estén cerradas todas las notas, para evitar condicionarme en ningún sentido. He notado que estas advertencias les dan confianza a la hora de rellenarlo.

Al pasar los resultados, además de ver en qué tengo que hacer más hincapié, lo que me resulta más interesante es lo que escriben espontáneamente que les ha gustado y lo que no (aunque normalmente ponen menos cosas negativas), para saber qué tipo de actividades funcionan mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s